Moscas paso a paso Inicio Viistiendo Anzuelos Contacto info pesca con mosca vistiendoanzuelos
Inicio
Novedades
Catalogo de Secas
May Fly Emergentes
May Fly Adultas
Caddis Emergentes
Caddis adultas
Stone Flies
Odonatos
Midges Emergentes
Midges Adultos
Terrestrials
Atractors
Catalogo de Ninfas
Pupas
Larvas
Catalogo de Streamers
Catalogo de Wets
Moscas de Dorado
Moscas de Tararira
Moscas de Mar
Moscas Tubo
Tecnicas de Atado
Anzuelos
Relevamientos
Relatos y cuentos
Biblioteca
Entomologia
Glosario del atador
Preguntas Frecuentes
Contacto
Mapa del sitio
Nuestros amigos
Pesca con mosca
 
  San Pedro Relevamiento del 22 de Octubre de 2011  
 2013, Buenos Aires Argentina   Pesca con mosca . Moscas paso a paso.  
Pesca de dorados
Este es el doradito que llenó de satisfacción a Juanja por ser su primera pieza con equipo de mosca.
Atado de moscas
Por fin logra el pique que había estado buscando durante todo el dia.

La peña “Sin Rebaba”, fundada por personas ligadas al MDM como iniciadores o miembros alternos de su comité de redacción, se han transformado en un grupo que reparte afecto y experiencias en la pesca con mosca.  Se reúnen cada quince días, con comidas preparadas o diseñadas por Pepe Miguenz, y producidas y organizadas por Hugo Maldonado. En ellas disfrutan de algún atador que les justifique estar juntos. Se vive un clima amable, amistoso y tiene el alcance justo para que todos sientan que la bondad, la inteligencia y la sabiduría es parte de todos y no de algún iluminado.Me enteré que organizaban una salida a San Pedro el día 22 y 29 de octubre. Reacio a este tipo de salidas, tomé como garantía lo que había vivido con el grupo y me anoté para la primera. Dos días antes de la fecha había un lugar y previa solicitud, invité a mi yerno a pescar con mosca por primera vez. Me excedí en optimismo y fe en el  grupo. No me equivoqué.  Patricio Scorza, organizaba y se preocupaba de cada detalle para que nada fuera improvisado. Salíamos de la puerta de la peña, Cuzco 333, Liniers, a dos cuadras de San Cayetano. Llegamos a las 05,40, estacionamos el auto frente a la Peña y nos disponíamos a esperar, cuando Pepe Miguenz con cara de sueño, abría la puerta y nos invitaba a un café.

  • ¿Qué hacés a esta hora por acá? Pregunté
  • Vine a hacerles un café y despedirlos. Contestó

Mi yerno me miró sorprendido y comprobé una vez más la carga cariñosa y activa que ofrece Pepe Miguenz naturalmente.

Fly Casting
Patricio Scorza, un pescador concentrado y consecuente. Su mosca rozaba la costa cuando este dorado la tomó.
Pescando dorados
Los piques no fueron tantos pero, como siempre, sin importar tamaño, ofrecieron placer y satisfacción.

Pescar es fácil hablando o sin la caña en la mano. Cuando aparece el río y sus misterios conjugados con la inseguridad, surgen comentarios que empiezan a justificar un posible fracaso.

  • Hasta ayer hizo calor, salían bien, pero luego hizo frío y todo cambió.
  • Acá hay guías que pescan muy bien un día y, en el mismo lugar, al otro, no pinchan un dorado.
  • La semana pasada hicimos una pesca extraordinaria pero creció el río y el pescado se dispersó.
  • Yo avisé que iba estar  frío y con viento del sur.

El guía desconocía nuestros cientos de fracasos y de los recursos que utilizamos para que una salida de pesca sea buena. Si hay resultados, mejor.
El viento norte de días anteriores había rotado al sur. Algunas lluvias y lo peor, nublado y con descenso de 5º en la máxima preanunciaba un día de lucha. No lograríamos los mejores resultados. Mis expectativas estaban en Juanja y su primera experiencia con una caña de mosca. También mi preocupación, porque el objetivo de invitarlo no fue para exigirlo sino  para que se le facilitara su debut. Hubo una gran consideración en Patricio y en Pepe Rivas. Colaboraban con sus consejos, dejándole  el mejor lugar en el bote para que pudiera lanzar mas cómodo, indicándole donde arrojar la mosca, como recogerla.

Pesca y devolución
Una de las partes de la pesca que mas nos debería gustar a los pescadores.
Con el paisaje de fondo opacado por el día gris, Patricio con otra de sus capturas .
Pescar en el Paraná o en sus ríos afluentes en la Provincia de Buenos Aires es considerar condiciones mínimas favorables. El río en una altura que permita localizar los puntos donde conseguir garantías de poder pescar dorados, lagunas o desagües volcando agua limpia en aguas sedimentadas y marrones, el sol como aliado indispensable, la posibilidad de ver las correderas que ofrezcan dorados al acecho, la falta de viento que permita verlos cazar y  colocar las moscas donde uno quiere, que no llueva para no sentirnos molestos, no caer en el pesimismo ante la falta de pique, tener moscas alternativas para las distintas variables que se puedan dar y una actitud positiva para la toma de decisiones. No las voy a enumerar, pero casi todas estaban en contra y a Juanja se le sumaba una. Su lanzamiento era “terrible”. Estas condiciones estaban totalmente subvaloradas porque estábamos bien, el ambiente creado era amable y sobre todo, el entusiasmo dominaba.
El viento, en cuanto salimos al Paraná abierto, era una adversidad. Lo intentamos sobre una costita acantilada, sin suerte y molestos. La forma en que el río corría era esperanzadora. El frío, el viento y la dificultad en el lanzamiento nos predispusieron  a aceptar la sugerencia de introducirnos en los ríos interiores.
Uno de los mas grandes que pudimos ver esa tarde. Le tocó a Patricio.
Los dorados que pesqué ese día tuvieron su pique en moscas negras y naranja.
Fue más acogedor el ambiente. Por la luz y la opacidad del agua tomé la decisión de moscas grandes, de más de doce centímetros. Primer error. A Juanja le costaba horrores lanzar la gallina que le había propuesto. Al rato cambié por una mosca más estilizada y algo mas chica pensando solamente en su tiro. Algo mejoró. En una curva entraba un arroyo lento sobre nuestro canal de navegación y Pepe nos marcó un doradito cazando. A la sazón Juanja tenía la caña fuera y me la ofreció. Tirábamos Patricio y yo hacia el sector donde se había visto el chapoteo en el agua. Al segundo tiro tengo el pique. Como siempre fue un acontecimiento feliz y un incentivo para todos. Un doradito dio cuenta de una mosca atada en anzuelo chico con los colores naranja y negro como dominantes. La cabeza oscura y el cuerpo en negro y naranja con brillos entremezclados. Fue una opción valiosa, ya que al doradito no lo pescamos donde saltó, sino en la zona donde acechaba. La mosca había sido detectada, la había seguido y lo había engañado. Eso me ofreció algo más de seguridad  para las escasas posibilidades que nos brindaba el día. En la mañana Patricio y yo habíamos logrado tres dorados y Juanja había sentido a un dorado en la punta de su caña.
Esa es la cara de alguien que sacó por pimera vez un dorado con mosca.
Como es lógico todos quisimos sacarnos una foto junto al nuevo ídolo.
Por la tarde el tiempo empeoró y una lluvia intermitente nos mojó hasta el final del día. Gracias a la previsión de Pepe Rivas hubo ropa de agua que nos ayudó soportarla. Pasamos de un riacho a otro buscando la costa con nuestras moscas. Esta modalidad, en que la mosca debe llegar casi a tocar la costa, obliga a un cast controlado por el pescador. Ya terminaba el día de pesca, Patricio y yo teníamos dos o tres doraditos cada uno, con la suerte de haber logrado alguno que alcanzaba los dos kilos.
Juanja, luchaba con su cast y soportaba nuestros consejos y ansiedad. Fue persistente y tesonero. Le ofrecí la mosca con que había sacado el último dorado, y cuando ya no creíamos que ese viaje fuese el que recordaría como el de su primera pieza con mosca. Apareció, con sus saltos y hermosura, ese doradito que entraría en el recuerdo de todos nosotros para siempre. Estábamos felices. Si la energía se puede traspasar de una persona a otra, creo que la nuestra tuvo que ver con ese resultado.
Por supuesto hubo piques errados, a veces por nosotros y otras por los dorados que no llegaban a alcanzar el anzuelo en sus ataques. El balance fue haber logrado, en un feo día para pescar, siete u ocho doraditos en el bote y haber acompañado a Juanja en la pesca de su primera pieza con mosca. Todos, sin hablarlo, sabíamos que para él sería inolvidable y que la sensación de ese pique se reiteraría en una búsqueda interminable.
   
links
Inicio Catalogo de Secas Moscas de mar
Novedades May Fly Emergentes Moscas tubo
Preguntas Frecuentes May Fly Adultas Entomologia
Contacto Caddis Emergentes Relevamientos e informes
Nuestros amigos Caddis Adultas Relatos y cuentos
Mapa del sitio Stone Flies Biblioteca
Glosario del Atador Odonatos  
Anzuelos Midges Emergentes  
Tecnicas de atado Midges Adultos
  Terrestrials
  Atractors
  Catalogo de Ninfas
  Pupas  
  Larvas  
  Catalogo de Streamers  
  Catalogo de Wets  
  Moscas de Dorado  
  Moscas de Tarariras  

© todos los derechos reservados - www.vistiendoanzuelos.com pesca con mosca - Capital Federal  Buenos Aires Argentina 2011