Moscas paso a paso Inicio Viistiendo Anzuelos Contacto info pesca con mosca vistiendoanzuelos
Inicio
Novedades
Catalogo de Secas
May Fly Emergentes
May Fly Adultas
Caddis Emergentes
Caddis adultas
Stone Flies
Odonatos
Midges Emergentes
Midges Adultos
Terrestrials
Atractors
Catalogo de Ninfas
Pupas
Larvas
Catalogo de Streamers
Catalogo de Wets
Moscas de Dorado
Moscas de Tararira
Moscas de Mar
Moscas Tubo
Tecnicas de Atado
Anzuelos
Relevamientos
Relatos y cuentos
Biblioteca
Entomologia
Glosario del atador
Preguntas Frecuentes
Contacto
Mapa del sitio
Nuestros amigos
Pesca con mosca
 
  La Angostura Relevamiento de diciembre de 2012  
 2013, Buenos Aires Argentina   Pesca con mosca . Moscas paso a paso.  
El cartel que anuncia y protege la boca del Río Correntoso. Las visita de gurdafaunas es constante
El río tan bajo, permitía alcanzar, desde el lado de la hostería, casi el veril inalcanzable de otros años. Igual había riesgos..

Este año quisimos abrir la temporada en Villa LaAngostura pescando la desembocadura del Río Correntoso, el Lago Espejo, el Ruca Malén,  el lago Espejito o cualquier otro que nos permitiera sacar algunas truchas. Los ríos y lagos extremadamente bajos y la lluvia, que no nos dejó tranquilo un solo día, destruyó nuestra mejor voluntad.
Salimos con buen clima, dormimos en Piedra del Águila. Seguimos viaje y llegamos a la Villa cerca del mediodía. Nos dio gusto verla recuperada, y tristeza no encontrar el Fly Shop de Banana Martínez. Una gran pérdida para los pescadores con mosca. El Banana Fly Shop era el primer lugar que pisábamos, sacábamos los permisos y escuchábamos datos frescos de la zona. Nos alegraba encontrarnos, vernos sin sorpresas, como si nos hubiésemos despedido ayer. Hoy Banana está en Neuquén, sigue con su negocio y le va bien, pero dejó un vacío que nos obligó a disimular una mueca de angustia.
Estaba nublado, pero todavía algo de sol nos acompañaba. Compramos lo que nos faltaba y fuimos al complejo a tomar nuestro departamento. Nos acomodamos, mojamos nuestros zapatos de vadeo, colgamos los Waders, acomodamos la ropa y con placer, abrimos los bolsos para saber que usaríamos o simplemente por mirarlos. En esto llegó la hora del primer Whisky mirando la Bahía y el puerto del complejo. Belleza exquisita y la presencia en el muelle de embarcaciones dormidas en sus amarras. El lago muy bajo comparándolo con otros viajes, los pájaros se arrimaban a nuestro balcón en busca de comida que Julio desmenuzaba en su mano y la dejaba en la baranda, a escasos dos metros. Ellos, sin pudor, hacían su cena.
Sabíamos que el pronóstico era malo. Igual guardábamos esperanza que en algo se equivocara.

Julio, con el agua a los tobillos, obtiene un pique de una AI en del lado de la tolva.
Aqui con la pieza obtenida. No fue grande, pero con la ayuda de la correntada cualquier pique es un placer.

Amanecimos con lluvia. Nubes bajas  ocultaban la parte más alta de los cerros que rodean la bahía. Una niebla densa y extendida dibujaba el perímetro de las cosas y a su vez las ocultaba en una penumbra gris. Las gotas de agua, persistentes y continuas, formaban una pátina que se apoyaba en el paisaje y golpeaba el agua negra provocando una capa difusa, golpeando sin descanso. El programa era: esperar y visitar la desembocadura del Río Correntoso en el Nahuel Huapi. Ver que tan concurrido estaba y averiguar por los resultados. Entramos por la Hostería, ese camino tantas veces repetido. Llegamos al río y estábamos solos. El tiempo justificaba esa soledad. El río extremadamente bajo, como nunca lo habíamos visto. La tolva de enfrente totalmente a la vista y de nuestro lado, una mínima playa nunca vista, mostraba hasta qué grado la falta de lluvias lo había afectado. Nos quedamos un largo y nostálgico rato. Volvimos al pueblo donde terminamos la mañana. Comimos en un simpático restaurante pastas con salsa de hongos y no nos equivocamos. Una siesta y planificamos esperar al otro día. Al despertar, de acuerdo al tiempo, embarcaríamos en el Espejo o tentaríamos la boca como alternativa posible, con o sin lluvia. Disfrutábamos el paisaje gris cargado de nubes bajas de la Bahía Manzano. Cocinamos, cenamos, arreglamos nuestras moscas. Nos las mostrábamos buscando confianza para el otro día. Nos fuimos a dormir con la lluvia golpeando nuestro balcón con persistencia. Amanecimos con el mismo ruido. Desayunamos despacio, Té con mermeladas de naranjas y manteca. Nos vestimos y fuimos a la boca del Correntoso. Había una persona que pescaba en posición uno del lado de la Tolva. Julio: Voy a probar con ninfas no muy grandes de Stone Fly. Puso una ninfa de esas que no tenés claro si son realistas o impresionistas, y con ella sacó la primera trucha cuando ya el mediodía llegaba. Qué alegría fue esa Arco Iris para Julio, para mí y para ese muchacho que ya llevaba más de tres días sin piques.
No fue grande. Fue una trucha que aparecía donde la frustración era el único futuro que se presagiaba. La única del día.

 

lA "May Fly" en el agua. Una Olimpic Marine con motor de 25 HP cuatro tiempos. Preciosa con ese paisaje por detrás.
Una Arco Iris flaca, tomó una ninfa de color negro en anzuelo seis y nos dió esperanza en el Espejo.

Al otro día el tiempo dio algo de descanso. Nublado. Nubes algo más altas y un poco de luz a través de ellas. A las nueve de la mañana estábamos bajando la embarcación en la playa del Lago Espejo. Las cenizas volcánicas ablandaron la vieja playa obligando a hacer un esfuerzo a la camioneta al sacar el tráiler del agua. Cuando ya estábamos para partir, otros dos grupos arribaban con sus embarcaciones. Saludamos y nos fuimos para encontrar el río Cuerno antes que ellos, luego cambiamos, decidimos probar las bahías de la derecha del lago. No tuvimos pique. Al mediodía fuimos a ese lugar soñado que es la cabaña que un viejo guardafauna construyó alguna vez. Hoy es refugio obligado y sitio de almuerzo compartidos de los pescadores del lago. Está justo frente al cerro Campana a la salida de un arroyo, ideal para enfriar las botellas que tomaremos con el asado. Una pequeña playa permite distinguir el lugar. La cabaña no se ve desde el lago. Un camino desandado por muchos pescadores nos lleva hacia una fronda que cubre una parrilla en el piso y dos mesas dispuestas para almorzar. Cañas coligües rodean el lugar decorándolo, mientras ñires añosos ofrecen su protección al sol, o como en este caso, a una llovizna interminable.  Los primero en llegar fuimos nosotros. Desocupamos la parrilla e hicimos un fuego que luego fue aprovechado por los demás. Compartimos el almuerzo con los dos grupos, uno compuesto por el guía y dos arquitectos que almorzaron en una mesa tendida con el estilo que se han impuesto en los  guías de la Patagonia y el otro, un grupo de Jujeños, amables y divertidos quienes compartieron nuestra mesa. Ellos habían pescado bien. Estaban contentos con los resultados. Por la tarde, luego de un almuerzo interminable, saqué una arco iris flaca con una ninfa negra en anzuelo seis. Con la misma mosca tuve otro pique que lamentablemente no pude subir al bote. Y aquí se acabó nuestra pesca. Volvimos al Espejo, al Correntoso y estuvimos vadeando el Ruca Malén, siempre bajo la lluvia y sin resultados. Nos olvidamos del Brazo Rincón y del Lago Correntoso. El clima no dejó de molestarnos. Usamos un día para viajar a Bariloche, visitar amigos y hacernos de algunos materiales en lo de Baruzzi.  Compramos los regalos para las nietas y el sábado, con un sol radiante, emprendimos el regreso.
Contar las buenas es divertido, las malas, son una obligación para que otros sepan que no todo es como lo cuentan los programas o revistas especializadas. No es la primera vez que solo podemos pescar tres días de siete y que estuvimos sufriendo lluvia constantemente. Las dos truchas que sacamos nos dieron lo que fuimos a buscar, y las que no sacamos, son las que acompañaron un paisaje encantador que disfrutaremos nuevamente cuando las volvamos a buscar.

La cabaña del Lago Espejo. Alguna vez refugio de un guardafauna hoy, abandonada.
Un lugar de encuentro de los pescadores con mosca. Acá almorzando con un grupo de Jujeños y sus guías.
   
links
Inicio Catalogo de Secas Moscas de mar
Novedades May Fly Emergentes Moscas tubo
Preguntas Frecuentes May Fly Adultas Entomologia
Contacto Caddis Emergentes Relevamientos e informes
Nuestros amigos Caddis Adultas Relatos y cuentos
Mapa del sitio Stone Flies Biblioteca
Glosario del Atador Odonatos  
Anzuelos Midges Emergentes  
Tecnicas de atado Midges Adultos
  Terrestrials
  Atractors
  Catalogo de Ninfas
  Pupas  
  Larvas  
  Catalogo de Streamers  
  Catalogo de Wets  
  Moscas de Dorado  
  Moscas de Tarariras  

© todos los derechos reservados - www.vistiendoanzuelos.com pesca con mosca - Capital Federal  Buenos Aires Argentina 2011