Moscas paso a paso Inicio Viistiendo Anzuelos Contacto info pesca con mosca vistiendoanzuelos
Inicio
Novedades
Catalogo de Secas
May Fly Emergentes
May Fly Adultas
Caddis Emergentes
Caddis adultas
Stone Flies
Odonatos
Midges Emergentes
Midges Adultos
Terrestrials
Atractors
Catalogo de Ninfas
Pupas
Larvas
Catalogo de Streamers
Catalogo de Wets
Moscas de Dorado
Moscas de Tararira
Relevamientos
Relatos y cuentos
Bellas Tarariras
Bead Head Ornitorrinco
El caracol y el águila
El pescador solitario
El sol caía lento
La mosca infalible
Lástima estar solo.
Biblioteca
Entomologia
Glosario del atador
Preguntas Frecuentes
Contacto
Mapa del sitio
Nuestros amigos

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
  El caracol y el águila  
 2013, Buenos Aires Argentina   Pesca con mosca vistiendoanzuelos.com  
------ El caracol y el águila

------ De como un ser humilde e indefenso puede ayudar a otro que se sienteintocable e invencible.

-------El caracol lleva su casita sobre el cuerpo. Una casita redonda de color marrón. No tiene patitas. Para caminar, lo hace arrastrándose sobre su panza. No se lastima cuando avanza. Segrega una baba brillante y resbala sobre ella.
------ El recorrido de un caracol es fácil de seguir porque deja una huella llena de lucesitas.
------ Fermín era un caracol muy lindo y rara vez se bajaba del matorral donde vivía. Pasaba de una rama a otra, despacito. Despacito como lo hacen los caracoles. Comía las hojas de su rama y cuando terminaba empezaba con otra. Y así el crecía y su casita también.
------ Era feliz comiendo su verdura y creciendo.
------ Una vez, cuando estaba cambiando de hoja, vio al pie del matorral a un águila. ------ Estaba muy quieta y tenía un ala abierta como si estuviera rota.

------ Los ojos de las águilas son negros y brillantes. El pico es como un
gancho y lo usan para comer sus presas. Las presas que cazan son ratones, culebras y también caracoles.
------ Las águilas vuelan alto y miran para abajo buscando su comida. Cuando la ven, se lanzan en picada y con sus garras, que son ganchudas como su pico, atrapan su presa y se van a un lugar tranquilo donde se la comen.
------ Con los caracoles es distinto. Ellas bajan adonde hay caracoles y buscan por el suelo hasta que los encuentran, entonces lo dan vuelta y con su pico ganchudo se comen al caracol y dejan la casita vacía.
------ Lucho era un águila muy hermosa pero estaba herida. Cuando estaba sana volaba alto y movía las puntas de sus alas para detenerse en el aire. Con la cola timoneaba su cuerpo para dar vueltas y vueltas hasta que apareciera su comida.
------ Era linda la vida de águila. Ser con el viento, vivir con el, desplazarse y contenerlo con sus plumas. Avanzar sin hacer fuerza, jugar en el aire. Y mirar para abajo. Que lindo era mirar para abajo. Abrir las fuertes plumas y dejar pasar el viento entre ellas deteniéndose en el espacio. Balancearse con su mirada atenta a cualquier movimiento.

------- Por el campo un perro de caza corría desordenado. Siguiéndolo, un hombre y un chico caminaban tropezando. Sin que nada lo indicara el hombre, levantó el arma, apuntó al águila y disparó. ------ Lucho sintió el impacto que lo giró en el aire. El cuerpo invertido y sin dominio comenzó a girar mientras caía. Giraba y giraba. Los senderos se acercaban como cuando se largaba a cazar en picada.. Por mas esfuerzo que hacía solo movía una de las alas y esto aumentaba la velocidad de su giro.
------ Extendió el ala sana,la levantó hasta donde su esfuerzo se lo permitió. El diámetro de su caída comenzó a hacerse mas largo. Abrió lo dedos de sus patas y las patas entre si. Las plumas de su pecho se estiraban hacia arriba y sentía
el viento poderoso que venía desde abajo y llegaba hasta su piel.
------ Los círculos le hacían confuso el suelo al que se acercaba peligrosamente.
------ Cuando era inminente el choque, arqueó su cuerpo hacia arriba, adelantó
sus garras, estiro el ala sana que parecía querer salirse de su coyuntura y con el cuello hacia atrás, para que le permitiera tener la mejor visión horizontal posible, atropelló un arbusto que lo giró integro. Lanzó un graznido de dolor. Sus garras atraparon desesperadamente algunas ramas para atemperar el golpe.
------ La violencia del avance descontrolado no le permitió detenerse. Su cuerpo pareció elevarse y siguió su rumbo impreciso. El ala herida golpeó el suelo y pareció querer desgarrase del cuerpo.
------- Al segundo giro quedó inmóvil, aturdido mirando el cielo.

------ Los caracoles siempre están distraídos. No le importa mucho lo que hacen los demás. Tampoco son inteligentes, ni fuertes, ni valientes. Se arrastran por su baba llena de brillantes para no rasparse la panza y se alojan en los arbustos, donde de a poquito comen las hojas. Tiene casa propia y comida segura. No se preocupan. Comen hojas y si alguien quiere atacarlos se protegen en su casita. Si aún así no pueden defenderse. Se resignan. Todos los animales se resignan. Comen lo que pueden y si les toca ser comidos lo aceptan como si supieran que ayudan a la vida. Ni los caracoles, ni las águilas, ni ningún otro animal a inventado nada para matar a otro. Unos comen hojas, otros reptiles, estos insectos y así.
------ La vida es como un gran traspaso de violencia y amor.
------ Entre los animales nadie mata por matar. Todos se defienden para poder seguir disfrutando de la lluvia, del sol, de la novia y del novio. Ninguno que no tenga hambre matará al otro. El otro sabe que debe esconderse, porque si el que se acerca tiene hambre, será comida. Esto es inevitable.
-------Ningún animal mata porque si, ni destruye algo vivo para hacer daño. Solo lo hace para vivir. Los animales son grandes conservadores de su vida, la defienden hasta que pueden y cuando no pueden, está bien. Se transforman en vida para otro. --------- Siempre son vida.

------ Lucho, jadeante, sangrando por la herida de su ala, veía un paisaje al que no estaba acostumbrado. Desde arriba todo era distinto. Dominable. El viento y el cielo no contenían enemigos. En el suelo, todo era oculto. No podía ver lejos, ni distinguir mas allá de las matas de pasto. Las patas cortas y con garras no servían para caminar. Las plumas, tan buenos timones para el vuelo y el manejo del viento solo servían, allí abajo, como abrigo de la intemperie.
------ Al rato de la caída la recuperación de su dolorido cuerpo agigantaba el miedo y la indefensión. Graznaba de furia y dolor. Lucho se arrastró hasta un claro donde
podía ver el cielo. Su lugar. La morada de sus habilidades, la pista de sus andanzas, su incorpóreo sitio donde el se sentía imperial e invencible.
------ Cuando vio a lo lejos el paso despreocupado y danzarín de un zorro gris que lo asustó. Se arrastró hasta la sombra de un arbusto solitario.
------ El zorro, con su cabeza gacha mantuvo su marcha sin percibir, por lo
alejado, el movimiento desesperado del águila .

------ Fermín, despacito, despacito, fue bajando hasta que llegó a estar muy cerca de Lucho, que lo miraba desconfiado. Acurrucado y temeroso no perdía su agresividad. Fermín estuvo a punto de recibir un picotazo. El miedo y el dolor de Lucho hicieron olvidar la intención instintiva de comerse al caracol y Fermín, no se había acercado tanto como para permitirlo, aunque sabía que si el águila quería se lo comería.
------ Los animales no hablan entre ellos pero parece que se entienden. La noche estaba al caer y Lucho sabía que cuando fuera oscuro estaría aún mas indefenso. Ese zorro daría vueltas hasta descubrirlo y entonces no tendría salvación.
------ Se acurrucó debajo del arbusto y se sintió mas protegido. El ala le dolía, pero
había podido arrimarla a su cuerpo y eso era bueno. Significaba que no estaba totalmente rota porque la coyuntura le había permitido moverla. No se animaba a tratar de volar. Por la mañana, si aún estaba vivo, lo intentaría.
------ Fermín, supo del peligro del águila. Se acercó lo mas que pudo, levantó su cabeza verdosa y casi transparente, estiró sus dos cuernitos, que también son sus ojos y realizó un movimiento reiterado como si estuviera indicando un lugar. Luego, se dio la vuelta y comenzó un camino que se alejaba del arbusto y se acercaba a unas salientes de roca negra que como libros caídos emergían de la tierra gredosa.
------ Despacito, despacito, la casita con Fermín se alejaba de Lucho.

------ La noche en el campo es muy oscura. El día se va siempre con tristeza. No se acostumbra a que el sol lo abandone. Las estrellas se ven chiquitas y parecen pecas de luz en el infinito. Al principio aparecen pálidas en el cielo, como para consolar al día que lucha por quedarse, luego, cuando el día se va resignado, se afirman sobre el cielo negro para relevar al sol hasta la mañana siguiente.
------ La luna, derrama su luz blandita para ofrecer un poco de claridad a los que no les gusta dormir totalmente a oscuras. Emana una luz tan suave que tampoco molesta a los otros.
------ A los caracoles no les importa que se haga de noche porque disfrutan de andar por el fresquito y sentir de la humedad suavecita. Los grillos, con su violín de tres notas, le tocan a alguna estrella. Cada grillo, elige a una para cantarle.
------ Las liebres, que siempre tienen miedo, salen a comer apuradas. Comen y corren por el campo. Ya no pueden disfrutar ni de su comida ni de todos los juegos que antes jugaban. Temen que los hombres las maten y el miedo se los hizo olvidar. ------ El zorro caminaba zigzagueante. De vez en cuando levantaba su hocico y muchos olores mezclados venían con el viento. Emitía pequeños aullidos para inquietar a los miedosos y para avisarle a su cría que andaba por ahí.
------ Fermín había llegado hasta las piedras. Por la superficie lisa de las piedras hacía un circulo y otro como si dibujara su casita, en una paseo sin apuro. Estuvo un rato y luego, despacito, se subió a un arbusto cercano. Se apoyó sobre una hoja, y como si hubiera cumplido con su deber, comenzó a comer nuevamente.

------ El zorro detuvo su marcha. Con su cuello estirado olía en el aire. Buscaba separar con su olfato poderoso ese olor distinto que le llegaba. Cambió de rumbo y fue derecho hacia el lugar donde Lucho había caído.
------ Con su cabeza gacha olía y olía. Lucho sin haber visto al zorro, sintió el peligro y se metió todo lo profundo que pudo en la base del arbusto. Escuchó el paso lento y el aliento espasmódico del zorro que se acercaba. Estaba aterrorizado.
------ En la oscuridad total que lo rodeaba vio un caminito de lucesitas brillantes que nacía justo delante de el. Ajustó su vista a la huella y la siguió, viendo un pequeño circulo de diamantes donde esta terminaba.
------ El Zorro, solo estaba a tres metros cuando se asustó al ver una sombra que cruzando su camino seguía una línea de luz que parecía guiarlo. Lucho, ayudándose con sus alas y con su excelente vista avanzó por esa guía. Cuando llegó al final encontró una grieta entre las piedras en la cual introdujo su dolorido cuerpo.
------ El zorro, después de la sorpresa inicial corrió hasta la grieta y gruñendo procuró alcanzar a Lucho metiendo la pata y el hocico.
------ Lo intentó por un buen rato hasta que se dio cuenta que no podría atrapar al águila. Levanto su cabeza, emitió un aullido de impotencia, y andando a los saltitos se perdió en la oscuridad.

------ Fermín, vio la escena. El día llegaba. Las estrellas empalidecían nuevamente. El horizonte era una línea celeste que se agrandaba. Lucho, que todavía temblaba del susto, se animó a salir de la grieta. Cuando vio que nada lo amenazaba, estiró la punta del ala dolorida hacia atrás para ver si le respondía.
------ Le dolió pero pudo hacerlo.
------ Estiró la otra. Pegó un salto hasta lo alto de las piedras y extendió ambas alas para hacerlo. Se dio cuenta que podría volar. Volvió a intentarlo hasta el arbusto más cercano. Tenía hambre. Casi entre sus patas descubrió un caracol. Cuando iba a comérselo vio la huella que sobre la piedra se detenía justo debajo de Fermin.
------ Quizás lo supo o prefirió esperar para comer.
------ Se apoyó sobre sus patas, tomo impulso y levantó vuelo. Lo hizo torpemente al principio porque el dolor le impedía manejar su cuerpo con facilidad. Luego dio dos o tres círculos arriba del arbusto.
------ ¿Lo habrá hecho hasta que se sintió seguro para seguir o para darles las gracias a Fermín?.

Para mi nieta Catalina.
Enrique Gómez.


   
links
Inicio Catalogo de Secas Relevamientos e informes
Novedades May Fly Emergentes Rio Secure 2011
Preguntas Frecuentes May Fly Adultas Relatos y cuentos
Contacto Caddis Emergentes Bellas Tarariras
Nuestros amigos Caddis Adultas Bead Head Ornitorrinco
Mapa del sitio Stone Flies El caracol y el águila
Glosario del Atador Odonatos El pescador solitario
Anzuelos Midges Emergentes El sol caía lento
Tecnicas de atado Midges Adultos La mosca infalible
  Terrestrials Lástima estar solo
  Atractors Biblioteca
  Catalogo de Ninfas Entomologia
  Pupas  
  Larvas  
  Catalogo de Streamers  
  Catalogo de Wets  
  Moscas de Dorado  
  Moscas de Tarariras  
 

© todos los derechos reservados - www.vistiendoanzuelos.com pesca con mosca - Capital Federal  Buenos Aires Argentina 2012

-